mayo 27, 2017

Plantas y remedio

En Cajamarca, mayo es el mes de las flores. Por eso, los coordinadores y maestros curanderos del Programa Comunitario se reúnen todos los años en esta fecha trayendo plantas frescas de sus lugares, para la preparación de medicinas para los niños con capacidades proyectables.
Cuenta don Antonio que, una vez, él venía desde San Isidro –en un bus– con su mochila lleno de plantas. Pararon en la ciudad de San Marcos para almorzar y don Antonio encargó su mochila al chofer, diciendo que lo cuide bien porque ahí traía algo muy valioso.
Alguien debe de haber escuchado este comentario porque, al regresar de almorzar, don Antonio ya no halló su mochila. Seguramente el ladrón esperaba encontrar dinero, joyas o un buen celular –cosas que para muchos son objetos de mucho valor–. Pero, para nosotros, estas plantas valen mucho más que los bienes materiales: son la salud y la fortaleza de nuestras comunidades, son la bondad de la tierra que asegura una vida sana y contenta para todos.

Martha regresa

Hasta finales del 2014, Martha Yglesias –de la comunidad de Hoyada Verde, en la provincia de Contumazá– fue coordinadora del Programa Comunitario.
Luego Martha se casó, tuvo su hijito y dejó el quehacer con los niños con capacidades proyectables por un tiempo.
A principios de este año, Martha se comunicó con nosotros expresando el deseo de volver a participar en el Programa.
En mayo, Martha se integró nuevamente, asistiendo a nuestro Encuentro de Capacitación.
Bienvenida, Martha. ¡Qué bueno contar con tu presencia!

Nathalia informa

Seguimos avanzando con el proyecto de tesis que realizamos junto a la Red de Bibliotecas Rurales de Cajamarca: trayectos y geografías andinas.
Esta iniciativa colectiva quiere hacer una sistematización mediante el reconocimiento de lo que ha hecho y hace nuestra organización. La idea es revisar la interrelación de los fundamentos, los actores, los lugares y las acciones llevadas a cabo por la Red como entidad andina que anima y expone la permanente relación entre naturaleza y sociedad, y como propuesta tendente a replicarse en el ámbito latinoamericano.
Emprenderemos algunas reuniones, encuentros, talleres y visitas para que, entre conversa y conversa, reconstruyamos la historia, observemos el presente y fragüemos el futuro.
Algunos ejes para las conversaciones son:
- Los fundamentos y las concepciones que orientan nuestras acciones
- Los orígenes, las instituciones implicadas, los procesos y los contextos en los cuales surgió, se consolidó y continúa viviendo nuestro proyecto
- Las experiencias personales, las vivencias e influencias humanas, geográficas y sociales
- En qué lugares, regiones, paisajes y geografías se encuentra y se extiende la Red
- Las acciones y los proyectos construidos conjuntamente para avivar las voces y la presencia de las comunidades andinas rurales de Cajamarca
- Los desafíos de la organización en la sociedad actual
- Las estrategias de colectivización de la propuesta en el ámbito latinoamericano
- El tejido de las geografías de la Red de Bibliotecas Rurales de Cajamarca como entidad que evita romper los lazos entre naturaleza, sociedad y geografías andinas.
Nathalia Quintero, desde Medellín

Doña Ángela anima

Huarrago es una comunidad en las alturas de Sócota, provincia de Cutervo. Ahí vive doña Ángela con su esposo y sus tres hijos. Aldana, la mayor, tuvo un problema al nacer y desde ahí padece una parálisis cerebral.
Pero gracias al enorme esfuerzo de doña Ángela y su esposo, Aldana está mejorando cada día. Cuando la conocimos tenía apenas tres años y no movía sus piernitas. Ahora Aldana camina sola con la ayuda de dos bastones y va a la escuela. En la casa –con las adaptaciones del ambiente que ha hecho la familia– Aldana se atiende en gran medida sola y ayuda también en tareas sencillas.
Pero la voluntad de doña Ángela va mucho más allá. Hace varios años, ella asumió la coordinación del Programa Comunitario en su lugar y está visitando y atendiendo a otros seis niños con discapacidad en Huarrago y comunidades aledañas. Ella organiza también a los padres de estos niños en un grupo donde comparten e intercambian conocimientos y buscan juntos soluciones para cualquier dificultad.
Una de estas dificultades es la falta de comprensión –de la situación de los alumnos con discapacidad– por parte de sus compañeros. Por eso, doña Ángela –desde el año pasado– va continuamente a la escuela de Aldana. Ahí, durante la formación, habla sobre la realidad de su hija y otros niños similares para así sensibilizar a la comunidad educativa, apuntando a una mejor integración escolar.
Gracias, doña Ángela, por este esfuerzo extraordinario.

Nuevamente Lynda

Lynda Sullivan se ha reintegrado como voluntaria luego de pasar varios meses en su natal Irlanda.
Ahora, metida de lleno en las tareas que le tocan dentro de la Red –y sobre todo en la Enciclopedia Campesina–, su presencia anima y consolida los mil y un caminos que nos tocan andar y desandar.
Nuestro reconocimiento a Lynda por este hermanamiento generoso, pro ese despliegue fecundo.
Ojalá hubiera más ánimos así.
Como el escritor Victor Hugo dijera: “A nadie le faltan fuerzas; lo que a muchísimos les falta es voluntad”.

mayo 21, 2017

Somos capaces

Acaba de salir de la imprenta nuestro libro “Somos capaces: Discapacidades y tratamientos básicos”.
Este documento es fruto del trabajo y las capacitaciones de todo el equipo del Programa Comunitario para el acompañamiento de niños con capacidades proyectables.
Rita Mocker –Responsable del Programa– realizó el trabajo y fue apoyada en la revisión de textos por los Coordinadores Nanci Huamán Campos, Humberto Huamán Lara, Sergio Díaz Estela y Lola Paredes Saldaña.
Al desconocer algunos síntomas o características de las afecciones, podemos proceder de manera aquivocada: este libro ayuda a identificar las “discapacidades” y muestra a la vez las pistas que nos permiten atenderlas y acompañarlas.
¡Así también nos vamos acompañando, aunando y yapando!

mayo 20, 2017

Pobrezas

Hace solo unos días, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) emitió el informe “Evolución de la pobreza monetaria 2007-2016”, indicando que la pobreza había retrocedido en más de un punto porcentual.
El estudio indica que el gasto mensual de la quinta parte de la población del país (6,5 millones de personas) no alcanza para adquirir una canasta básica de consumo, valorizada actualmente en S/328.- Soles por persona.
Para variar, el informe también indica que Cajamarca y Huancavelica –por quinto año consecutivo– son las regiones más pobres del país con niveles de pobreza que fluctúan entre el 43,8% y el 50%.
En Cajamarca, señalan las cifras, la pobreza extrema (más de 19%) es cinco veces mayor al promedio nacional (3,8%).

Caminando en Chota

Luego de la intensa temporada de lluvias que hemos tenido, algunas carreteras han quedado como para andar con muchas precauciones.
Anduvimos visitando la zona occidental de la provincia de Chota, coordinando las posibilidades de abrir nuevas bibliotecas y acompañar a docentes que nos habían invitado para iniciar el rescate de las tradiciones orales en sus comunidades.
Va lento pero seguro.
Y el acompañar de este paisaje enaltecedor nos anima a seguir andando.

Jeny de vuelta

Jeny Paredes participó en la Fase I del Proyecto Enciclopedia Campesina, allá por los años ’90. Su asistencia en el procesamiento de los testimonios campesinos y la tradición oral fue una contribución muy importante para el proyecto.
Hoy, luego de 20 años de aquella primera experiencia, Jeny vuelve a integrarse a esta Fase II y lo ha hecho con entusiasmo y eficacia, como comenzando de cero, aprendiendo y desaprendiendo.
Celebramos su reincorporación en este camino que no cesa y que tanto enseña.

abril 30, 2017

Ignorancias

A propósito de un rico instruido al que se le ha ocurrido decir que "Los pobres no leen porque son ignorantes", aquí un escrito de nuestro compañero Alfredo Mires publicado hace dos años en el libro “Esa luz de más adentro”:
La raíz comunitaria de la salud
No es ignorante el que no sabe la tabla de multiplicar o la letra del himno nacional. No es ignorancia no conocer otros países o no saber cómo comer con cuchillo y tenedor. Menos ignorancia aún es no saber el nombre del cantante de moda o el último suceso político del país.
Nosotros en el campo llamamos ignorante al carente de generosidad, al falto de gratitud y gratuidad. Ignorante es el abusivo y el lesivo, el mezquino y el oportunista, el rastrero, el cobarde, el traidor y el artero. Ignorante es quien falta el respeto, quien no sabe vivir en comunidad, quien no comparte y no sueña.
Quien niega y ofende la vida del otro es más que un ignorante: es un infeliz. Amarga debe ser la vida de quien no sabe apreciar el valor del resto. Por eso Dios aparece en forma de mendigo, de pobre de pobres, para poner a prueba la valía interior de sus pueblos.
Quien se precia de la ropa que lleva puesta, de lo que gana explotando o siendo explotado, de los títulos o de las estúpidas razones que le confieren poderes banales a los más brutos, sólo son sepulcros, tumbas ambulantes, lápidas tristes, flores truncas, lágrimas obligadas. Ignorantes.
Ver a las papas, los maíces, las alverjas o a las ocas como meros productos, como simples “recursos naturales”, es una vergüenza. Porque no es un objeto aquello que vive y que es fruto generoso de la tierra y del esfuerzo criador de nuestros abuelos.
Eso nos enseñan nuestros mayores, eso nos dicen los cuentos de todas las comunidades en los andes: que las comiditas son sagradas, que son una bendición, que cada planta, cada piedra, cada pálpito tiene su poder y su fortuna.
Estos cuentos nuestros, escuela fecunda de los saberes más hondos, nos dicen que la salud de los pueblos depende de esta gracia, del cariño mutuo entre todos los vivientes, del afecto entrañable, del respeto encarecido, del parentesco primordial entre todos los que nos hemos ido criando juntos.
Cuando los maizales cantan con el viento y los papales bullen floreando, cuando las ocas descansan al sol para endulzarnos más luego, cuando toda la tierra es una promesa permanente, sabemos que vale vivir y que ese solo sentimiento es sabiduría. Que ésa es una salud que no radica en los hospitales ni en las farmacias. Que ese es el fundamento que se le escapa a las ignorancias.